Godafoss, La Gran Catarata de los Dioses

 

 

 

IMG_2320

 

NORTE DE ISLANDIA: AKUREYRI

Finaliza este periplo cuando nos dirigimos hacia el norte para detenernos en el último punto cardinal.

La segunda ciudad más importante de la Gran Isla, Akureyri, está envuelta en un micro clima privilegiado que la hace por ello más atractiva y seductora. La protege casi todo el año siendo merecedora de temperaturas más bonancibles. Por ello, los islandeses se la disputan por sus encantos al elegirla entre otros lugares. 

La traducción de su nombre, viene a significar “ Un Prado en el Banco de Arena” pues su ubicación, construida sobre una ensenada arenosa en dicha bahía, situada en el fondo de saco del fiordo Eyjafjördur, le proporciona seguridad ante los vientos dominantes, una flora esplendorosa cuando emerge el equinoccio de primavera y un magnífico enclave a pesar de estar no más de 100 Km. del círculo polar ártico.

 

IMG_2180

Akureyri, norte de Islandia

 

 

LA GRAN CATARATA DE LOS DIOSES.

P1010456

Godafoss

 

Situada en la localidad próxima a Fosshóll y que proporciona caudal suficiente al cauce del río Skjálfaudafjót, tiene su origen a los pies del cráter Trolladyngia en la vertiente noroccidental de la región de Vatnajökkull (tierras altas). Allí una corriente de agua impetuosa se dirige al norte hasta la ciudad de Bárdardalur, donde no encuentra  obstáculos a su paso, produciendo otros saltos de agua, para alcanzar finalmente Godafoss, llamada así por haber sido arrojados a ella los ídolos de barro de los dioses vikingos.

P1010479

 

La más grandiosa, espectacular y singular catarata por su ubicación, próxima a la ciudad de Akureyri, el caudal de agua recogida y su emplazamiento en medio de una campiña exuberante de vegetación y muy cerca del gigantesco salto de agua.

 

María de Fraile. Diciembre de 2019.-

 

Plenilunio

 

Noche de luna Nueva, oculta, tapada por el manto de la oscuridad. Misteriosa me mira detrás de su velo. En silencio pretende dominar los secretos del alma. No en vano, la busco entre las ramas de los árboles

 La luna llena no se hace esperar. La que brilla, la que alumbra mis pensamientos y los colma de dudas, de sorpresas inesperadas, de sueños que se desvanecen, de malentendidos, de sufrimiento y de tristeza. Esa luna maliciosa que me visita cada mes, a estas alturas de mi vida, me anuncia sinsabores cuando debería regalarme miel y azucarillos que endulzaran la existencia corta que alberga un corazón ya cansado de lágrimas y desencantos.

IMG_3048

 

Las ilusiones se consumieron con el paso de los años, cuando más parecía que, por fin, se recrearan entre mis canas y las tibias arrugas que afloraron ya en un rostro que se resiste a envejecer.

¡Oh! Cálida y dulce noche de octubre, de luna casi llena, rabiosa de luz y fulgurante presencia. Ahora ninguna rama indiscreta la cubre, ni siquiera ensombrece su perfil. El cielo está raso de nubes y ella va mostrando poco a poco los rasgos de su cara redonda. Se enseñorea de su luz artificiosa y me mira con desdén, porque en su expresión se dibuja un gesto de rebeldía.

IMG_5040

 

Mi ventana permanece cerrada al relente de la noche, que ya va siendo fresco, pero ella, a través del cristal, intenta penetrar en mi alma ahora dolorida, como un ladrón furtivo y golpea el cristal con su luz. Entonces surge un duelo entre su curiosidad en el afán de conocer mis secretos y el silencio oscuro y hermético que me embarga por la insatisfacción y el hastío.

IMG_3851

 

El tiempo transcurre y la música dejó de sonar. Fuera, en el jardín, la luz blanquecina y opaca de una luna incipiente marca el punto de partida de una huída sin retorno. La que pudo haber sido y no se realizó, fue testigo único una luna curiosa, fría, muda y desleal.

La cara amable, rebosante de bondad de la luna de agosto, más vieja pero más sabia, ha dado paso a otra más turbulenta, amante de conflictos sin resolver y precursora de malos augurios.

IMG_5041

 

¡Huye luna! hacia otros destinos y despójate de esos andrajos de predestinación y desastre. Vístete, ¡Oh luna! Con tus mejores galas y vuelve a mí ataviada de oropeles de plata, que celebraremos juntas tu puesta de largo como luna llena esplendorosa. Así ahuyentarás los fantasmas negros de la incomprensión que tanto atenazan mi espíritu. Muéstrate tal como eres, fulgurante en tu palidez, serena y madura como una señora dama, anciana pero muy seductora y bella.

 

María de Fraile.- 29 de Octubre de 2019

Avistamientos de Ballenas

IMG_4565

 

Este no es un relato como tal. Es algo inusual porque se trata de mostrar algo que no necesita del apoyo de la palabra. Es un acontecimiento que la naturaleza nos brinda, al menos una vez en la vida.

Seres submarinos, tan vivos e inteligentes incluso casi como el ser humano, quieren mostrarse tal como son ante un grupo de espectadores, tan ateridos por el viento gélido del ártico, como por su pretendida y siempre oportuna aparición entre las aguas del Atlántico Norte. 

IMG_4575

Nos advierten de su inminente presencia propagando chorros de vapor, que expelen desde sus orificios nasales y que más parecen géiseres emergiendo de las profundidades de la tierra. Se diría que están preparados para recibir nuestra visita. Atentos al ruido de los motores de una pequeña nave, que los persigue y rodea hasta conseguir mejores instantáneas de sus cabriolas.

IMG_4506

 

Es un escenario grandioso, natural, nada ficticio, sin carpa ni carruajes de animales exóticos, con  agua bajo los pies, en vez de tierra firme y banda de música saludando al auditorio, donde la espuma de las olas envuelve con su misterio y nos cimbrea para recrearnos en un mundo diferente, sumergido y oscuro, profundo y silencioso. Allí donde se esconden las sirenas y los monstruos del océano.

 

IMG_4503

 

María de Fraile.- Noviembre de 2019.-

Álfaborg. La Ciudad de los Elfos

IMG_1145

Uno de los canales de la ciudad de Älesund (Noruega)

 

 

ISLANDIA ORIENTAL: SEYDISFJÖRDUR  

Partimos de la ciudad de Älesund, al norte de la costa noruega hacia las tierras lejanas de la isla más septentrional de Europa. Aislada, misteriosa, ya en los límites del ártico, la rodea el oscuro mar del Norte donde se unen las corrientes cálidas procedentes de la costa oriental del Golfo de México, con las frías del oeste de Groenlandia. Después de dos días de navegación, arribamos al puerto de Seydisfjördur.

Es una región muy poco poblada, a pesar de considerarla principal entrada a todas las embarcaciones procedentes del continente y muy especialmente de Dinamarca, que fue el país que la gobernó y dominó durante décadas.

las costas escarpadas y sus largos y profundos fiordos la hacen merecedora de una mención muy especial, y desde la pequeña ciudad de Egilsstadir se pueden organizar numerosos circuitos a lo ancho y largo de la gran Isla.

IMG_4450

Puerto de Seydisfjördur (Este de Islandia)

Día oscuro con niebla espesa y caminos tortuosos hacia la cima de las montañas. En lo más alto, obras de acondicionamiento para superar la gran barrera de los acantilados del camino hacia Bakkafjördur, el pueblo de pescadores con una población real de tan sólo cien habitantes, en la región de Austurland, en la zona oriental de Islandia.

IMG_4451

El oscuro y frío páramo al relente de la mañana, nos impide siquiera vislumbrar un paisaje agreste casi sin vegetación. La ascensión se hace dura y, en silencio, el caminante se ha de guiar de las pisadas del que va de avanzadilla, procurando no desviarse del sendero. Al llegar a la cima, la niebla aún no se ha disipado, pero el océano nos aguarda al otro lado de la vertiente, donde solo se escucha el graznar de patos salvajes y el arrullo de frailecillos cuando regresan a sus nidos.

Tras una parada sobre un saliente rocoso, se pudo contemplar un paraje grandioso y desolador a la vez. Una cortina de nubes oscuras envuelve el estuario de Borgarfjördur que conduce más tarde hacia un valle de tundra gris. Hace frío y el invierno se resiste a abandonar las tierras inhóspitas de estos páramos. No muy lejos de allí, junto a un promontorio de piedra asfáltica, se levanta Álfaborg, la llamada ciudad de los Elfos. Lugares misteriosos, de creencias ancestrales y dioses milenarios. El cielo es gris como la tierra negra que circunda las aguas, que también poseen tintes grisáceos y acerados.

 

IMG_4440

Patos salvajes en Hafnarhólmi.

 

En Hafnarhólmi una nutrida población de patos salvajes y frailecillos nos esperan acurrucados entre las rocas. El mar está en calma y la espesa niebla aún no levanta hasta llegar a Egilsstadir. Allí la tarde recupera el brillo que perdió durante la mañana. El sol ilumina débilmente la ensenada y los colores vuelven a brillar en un día de mediados de junio. 

IMG_4431

Pequeño puerto de Borgarfjödur (Este de Islandia)

María de Fraile. Noviembre 2019.-

Hacia el Círculo Dorado

 

Es en el suroeste de la gran isla donde se halla la capital del estado islandés, Reykjavik. 

He aquí el más grande hallazgo sobre el origen y desarrollo de una isla al albur de los tiempos, tan antigua como el planeta tierra y sin embargo casi recién nacida. La esencia y el significado de su existencia está en sus entrañas, a la espera de una nueva transformación aún sin descubrir los secretos más guardados de su propia naturaleza.

Visitar Islandia es desear explorar la otra cara de la vida en lo más recóndito de una tierra aparentemente salvaje y averiguar qué se esconde debajo de esa fealdad de dunas estériles, oscuros e interminables inviernos y mucha soledad.

IMG_4686

parque Nacional de Thingvellir

El día comienza hermoso pero gélido y el viento lo hace aún más insoportable. Ante la llegada inminente del solsticio de verano, el sol sólo llega a templar cuando roza nuestra ropa de abrigo. Una gran humareda blanca se difumina sobre el cielo casi gris de la tarde mientras bajo los pies se adivina la fuerza y el poder de la naturaleza convertida en chorros de calor y piedra incandescente.

En el ancho espacio del horizonte se intuye la soledad de los páramos sin árboles que los protejan. La mirada se pierde entre colinas desnudas y escarpadas laderas de montañas basálticas.

P1010585

Fumarolas en Geysir

Atrás quedó un mar plateado por las nubes que lo cubrían. Y en la gran isla donde largas lenguas de hielo se deslizan para formar tumultuosos saltos de agua, renacen en ella cada primavera ríos y lagos que fertilizarán otras tierras. Más adentro, surgen las fumatas y crean composiciones caprichosas a intervalos imprecisos, sin sincronía, con intenso olor a azufre, como si la propia tierra se dispusiera a vomitar lava y fuego.

P1010593

Cataratas en Gullfoss

El misterioso Círculo Dorado está  cerca, donde se reúnen las majestuosas cataratas de Gullfoss y los chorros de agua hirviente de Geysir.

IMG_2293

La nueva estación, en su afán de mantener el poder, lucha con denuedo contra el frío, y cuando en esas latitudes aún permanece el hielo, llega la luz y lo inunda todo con su fuerza. Entonces la noche no se acorta: desaparece. No existe la oscuridad y el atardecer se confunde con la madrugada. El día dura casi una eternidad. La vida vuelve a brotar en los páramos y en el alma de los pájaros y en las aguas que vienen de los deshielos del glaciar. Ovejas y caballos jóvenes de crines abundantes pastan en mitad de los campos y colorean el entorno solitario y frío de la tundra. Permanecen agazapados entre las retamas silvestres, al abrigo de sus crías.

La tarde va cayendo en el tiempo pero la luz permanece. La intensidad se reduce y evoca penumbras en la estructura del paisaje. Las paredes del volcán Stóra Eldborg ahora tranquilo en un reposo ficticio, se llenan de sombras cuando el sol reclina su mirada en el místico paraje. Existe vida, mucha vida en este lugar del mundo, que se confunde con el espectro de un planeta deshabitado, frío y hostil.

P1010602

Lupinos al borde de los caminos

En las laderas de los caminos crecen en Junio lupinos silvestres, azules, espigados, sencillos modestos, que se cimbrean con los golpes de viento del norte, luchando por mantenerse erectos.

IMG_4672

Asamblea Legislativa Nacional Islandesa

 

IMG_2407

Río Öxará

Al  llegar al parque Nacional de  Thingvellir, la huella de las devastadoras erupciones en las fallas geológicas que dividen en dos el planeta, conducen a la encrucijada del río Öxará, entre rocas y piedras de basalto.

De lejos, de camino hacia el gran prodigio de la naturaleza, se observa casi a vista de pájaro, la antigua casona sede de la Asamblea Legislativa Nacional islandesa, que estableció su andadura hacia el año 930 de nuestra era cristiana.

La gran fisura de Almannagjá, profunda grieta tectónica que va separando de modo feaciente y sin pausa año tras año las dos grandes placas tectónicas norteamericana y eurasiática en forma de profundos acantilados, discurre acorde con las leyes naturales generadas por la deriva continental. Es en ese lugar donde se propicia la frontera entre los dos continentes, que van separándose el uno del otro irremisiblemente.

 

IMG_4678 2

Gran Fisura de Almannagjá

Los farallones rocosos discurren en paralelo y se yerguen por encima del sendero. El sol está ya muy bajo y ensombrece aún más su silueta. A lo lejos queda la soledad, la quietud y el calor del fuego profundo de un corazón que no se apaga.

IMG_4665

Pingvallavatn. El lago más grande de Islandia

Nuestro planeta aún permanece vivo a pesar del irremediable empeño en su destrucción. 

María de Fraile. Septiembre de 2019.-

 

Heinrich Harrer. Siete Años en el Tibet

Historia de un montañero austríaco que quiso tocar el cielo con la punta de los dedos.

Breve semblanza de un personaje que pudo llegar a ser místico.

 

alta calidad

Portada de una edición juvenil de la obra

Casi todos hemos disfrutado de su relato, aunque algunos lo hayan desprestigiado poniendo en tela de juicio los valores del autor. “Siete Años en el Tibet” no es una historia cualquiera. Arranca de nuestro interior deseos de emular a su protagonista. Nos sentimos identificados con la pureza de sus sentimientos. Anhelamos esa redención que, en vano busca el escalador en un momento de la historia tan determinante como convulso y, no sólo quedamos hechizados por su temática, sino que nos ayuda a resolver algunos enigmas que pudieron surgir a lo largo de nuestra vida. Cuántas veces me cuestioné el significado de la atracción que experimenta el individuo al sacrificar casi inútilmente su vida en pos de un logro tan efímero y fútil como es alcanzar una cima, la más alta jamás explorada y pisada por criatura humana. La conquista de un lugar abrupto al que aún nadie llegó, a través de un camino inexpugnable, lleno de dificultades y sufrimientos para, finalmente, ser víctima de un fracaso, nunca pudo significar para mí una justificación conciliadora. No encontré hasta ahora un motivo por el que tal acción fuese aceptada. Consideraba que las mentes de aquellos que lo intentaron carecían de  sentido común, tal vez raciocinio, movidos por un interés de competición.

nazi

Heinrich Harrer

La historia esta basada en la autobiografía del autor Heinrich Harrer, que trata de atraer al lector y provoca en él sentimientos elevándolos hacia un misticismo casi ecléctico, al considerar que su espíritu se sublima a medida que va ascendiendo hacia la cumbre, hasta conseguir la recreación de su alma en contacto con una nada que esconde misterios sobrenaturales.

La controversia se suscita cuando estos valores puestos de manifiesto por el autor se vienen abajo ante un compromiso moral que oculta veladamente. La colaboración activa de Heinrich Harrer con el tercer Reich y su relación directa con el nacional socialismo de Adolf Hitler, produjo recelos y suspicacias cuando su libro salió a la luz en el año 1952. Siete años antes, la II Guerra Mundial acababa y ese fue el período en el cual se gestó la novela, fruto de sus experiencias en el Tibet y el conocimiento que contrajo con el Dalai Lama, su más fiel amigo y aprendiz. El otro lado de la historia, el que nos hace bajar de las estrellas para contemplar con cierto análisis crítico la realidad de las cosas, apunta hacia valoraciones más precisas en cuanto a la apreciación del sentimiento estético de un geólogo, escalador, escritor y humanista que busca significar en su novela un ideal de vida, la defensa de la libertad del individuo a pesar de las manipulaciones de gobiernos e ideologías.  Y continúa abogando por el respeto ante las creencias de los antepasados que asume que debe ser el fundamento necesario para la reconciliación y la concordia de los pueblos, que nunca deberán estar sometidos a un invasor. La religión será pues un baluarte que servirá de instrumento al individuo como base moral en su ideario. Todo un doctrinario turbio y enmarañado capaz de desvirtuar los fundamentos éticos más puros. 

Heinrich Harrer y Hitler

Heinrich Harrer ( Segundo de la izquierda)

 

Bien es cierto que la fuerza de esta aventura no debe valorarse por la tendencia política del que la protagoniza, aunque lo que produce en nuestras conciencias al conocer los acontecimientos que rodearon al escritor, es un cúmulo de desconfianza, desasosiego y malestar en contradicción con los sentimientos que le indujeron a permanecer en el Tibet durante todo ese tiempo. Su relato está lleno de incongruencias y no valora en absoluto si la guerra ha concluido o no. El extranjero que ha vivido siete años compartiendo con los monjes sueños y realidades, se rebela con los que se niegan a luchar contra la China nacionalista de Mao y prefieren la rendición. Finalmente, decide volver a su país. Lleva en su mochila junto con una caja de música, cantos de alabanza, olor a incienso y promesas de redención. 

P1010867

 

Y es entonces cuando el relato de Heinrich Harrer se vuelve confuso, más tarde incomprensible,  posiblemente tendencioso, pero sobre todo muy difícil de aceptar. Hubiera podido ser una magnífica novela a no ser por esos tintes oscuros y mediocres de mendacidad.

María de Fraile.- Agosto 2019.-

Unknown-1

Heinrich Harrer con el Dalai Lama

La extraña naturaleza de la Novela histórica

La novela histórica ha incrementado su auge después de que se consolidara en el siglo XIX con el escritor inglés sir Walter Scott. Han sido necesarios casi dos siglos para que la creatividad de algunos escritores actuales bastara para complacer a un gran número de seguidores que, no contentos con los éxitos logrados en películas de ese género, demanden historias poco verosímiles en una incongruente puesta en escena que domina una temática irreal e ilógica, donde sitúan el argumentario en épocas lejanas y amalgaman civilizaciones avanzadas con costumbres ancestrales. No importa por qué mano fuera asesinado Julio César si otro acontecimiento descabellado le sustituye para producir un apasionado interés, todo ello aderezado con una ambientación de imágenes y efectos musicales sorprendente y grandiosa.

Escanear 6

Estatua de la diosa Afrodita. Nápoles

 

La novela histórica entra en nuestras vidas empujada por la mano oscura de la fantasía. Ese desorden de ideas que provoca en la mente cuando no se desea conocer la realidad de la Historia, con mayúsculas, en toda su dimensión y grandeza. Puede ser una banalidad no considerar el número de carabelas que atravesaron el océano Atlantico a la conquista de América. Es lo que menos importa si surgen otros protagonistas que hagan cambiar el rumbo de la flota, sea grande o pequeña para crear nuevas aventuras que adornen y “enriquezcan” la trama. Si a eso se suma la intriga de un asunto inesperado, no necesariamente cierto y contrastado con la objetividad de los datos de un historiador, como la conspiración abyecta de alguno de los conquistadores o el descubrimiento de una pasión sucia y oscura, mezclada con unas gotas de siniestra maldad deshumanizada y cruel, ya tenemos la mezcla perfecta para producir éxito y dinero a manos llenas.

Escanear 1 2

Estatua de mujer en mármol.Parece custodiar los sepulcros situados a lo largo de la calle.

 

La moraleja de esta historia, con minúsculas, es el desencanto de una realidad a cambio de otra menos verosímil aunque más atractiva, deslumbrante y capaz de llevarnos por los caminos tortuosos, eso sí, de una cautivadora y engañosa ficción salvaje que podría rozar el límite del abismo de la confusión. Esta absurda ilusión es la consecuencia de la búsqueda incansable de una quimera existencial donde se mezclan verdad y mendacidad, no importa lo retorcido que pueda estar el relato por quienes refutaron a conciencia los hechos establecidos y contrastados en documentos oficiales.

¿Por qué entonces, no importa bajo qué consignas o propósitos aceptamos un relato falsario y utilizamos sólo como apoyo el verdadero? ¿Será que desconfiamos de cuántos narran la Historia, con mayúsculas, porque no la vivieron de primera mano y desdeñamos su autenticidad, o tal vez, nos atrae más la ficción por esperpéntica y poco fiable?.

La conclusión a este dilema viene a decirnos que no valoramos la verdad porque no creemos en ella ya que consideramos que no existe desde nuestra raquítica visión del mundo, una base sólida que la sustente. A fin de cuentas, lo que prevalece y otorga carta de naturaleza, aunque sea en clave “minúscula” es el fundamento para lo que fue creada: un estímulo que atrape al lector por su inventiva, originalidad o quizás por la potencia de su discurso creativo. La Historia con mayúsculas, tenga o no rango oficial, es un hecho subsidiario.

María de Fraile.- Junio de 2019