Un Himno de Alabanza “Lobgesang”

Mendelssohn 4

Félix Mendelssohn, a los 12 años da un concierto en casa de Goethe. Grabado de Woldemar Friedrich

Félix Mendelssohn Bartholdy nace en Hamburgo el 3 de Febrero de 1809 y muere en Leipzig el 4 de Noviembre de 1847. Corta vida para una mente tan brillante.

Sinfonía nº 2 en Si Bemol Mayor, op. 52 LOBGESANG

 

“Que todo lo que respire, alabe al Señor” (Alles was Odem hat, lobe den Herrn)

  mendelssohn-1-copia-1                                                                                    

Su recuerdo pervivirá en la mente y los corazones que, alguna vez al menos, se acercaron al altar para confirmar el Sí Quiero con los compases de la Marcha Nupcial de su gran obra “El Sueño de una Noche de Verano”. Muchos ignorarán quién la compuso pero todo el mundo la reconocerá y se emocionará al escucharla.

Félix Mendelssohn 6

Auditorio Gewandhaus de Leipzig (1910)

 

Este hombre sensible, culto y refinado, de porte elegante y dotado de una capacidad prodigiosa para crear obras musicales importantes en su época, como para sorprender a otros tantos compositores prestigiosos, creó un estilo propio indiscutible y, a pesar de su corta trayectoria  vital, cautivó a los más eruditos por la calidad sonora de sus obras y su personal agudeza musical.

Ya en 1842 Mendelssohn crea composiciones musicales pero sin acompañamiento de la palabra. Las llamará canciones o romanzas sin Palabras  Lieder ohne Worte” para piano Solo pero con un título revelador.

Sin embargo, en este tiempo compone tres obras magistrales, dos de ellas de argumento y textos bíblicos: los Oratorios Paulus (1836) y Elías (1846). La tercera llegará a ser algo inusual. En la Sinfonía nº 2 se funden ritmos de Cantata formando un curioso híbrido. A partir del estreno de estas tres grandes obras, se produce un raro fenómeno que pone de manifiesto un éxito clamoroso en toda Europa y sobre todo en Gran Bretaña, donde llegan a compararlo con George Friedrich Haendel.

En el  desarrollo de la sinfonía, Mendelssohn quiere destacar que todos los instrumentos son los encargados de cantar las alabanzas a Dios. Después dejarán paso a las voces del coro y los tres solistas.

Mendelssohn 1

Escuela e Iglesia de Santo Tomás en Leipzig. (en el centro, el monumento a J.S. Bach). Dibujo a lápiz del compositor (1843)

 

Una obra justificadamente festiva da pie a la conmemoración del cuadringentésimo aniversario de la invención de la Imprenta por Gutenberg (1440). Y en la mañana del 25 de Junio de 1840,  la entonces pequeña ciudad de Leipzig se viste de gala para homenajear la Cantata Gutenberg o canto de fiesta para coro masculino, metal y timbales, que acompañó en la inauguración de un monumento a la gloria del célebre impresor. Ya al atardecer, en la Iglesia de Santo Tomás, lugar ilustre del gran J.S. Bach, resonó la Sinfonía nº 2 “Lobgesang” o “De Alabanza”. Fue considerada todo un éxito, al que Robert Schumann reconoció: “Ninguna de las Alabanzas de esta composición serán tan maravillosas como las que hoy se han escuchado aquí! Todo lo que enaltece al hombre y lo ennoblece está representado en ella”.

Los cuatro primeros movimientos se ajustan a la métrica de una sinfonía. A partir del quinto, la orquesta pasa a cumplir la función obligada de acompañamiento tanto al coro como a los solistas, dos sopranos y un tenor. Pasa por tanto a transformarse la sinfonía en una gran Cantata. Los textos extraídos de la Biblia, recogen en muchos momentos pasajes poderosos y admirables, así como el suave dúo entre las sopranos y el largo Solo del coro. Llega a ser memorable cuando los tres trombones entonan el fraseo que abre el coro “ Alles, was Odem hat, lobe den Herrn” (Que todo lo que respire, alabe al Señor). Esta frase será el hilo conductor que inicie la obra y la lleve a su final.

Esta obra muestra en la trayectoria artística del compositor alemán un conflicto íntimo entre el mundo religioso y el secular. Resulta muy significativo que el compositor concibiera la obra para conmemorar la gran efeméride de la invención de la imprenta. Un hecho tan solemne como prosaico, nada espiritual y muy acorde a la realidad humana, en un mundo material protagonista de los descubrimientos científicos y que se iba alejando lentamente de la espiritualidad del mundo religioso.

¿Pero cómo no hacer patente en el siglo XIX al mundo de las ideas, que la Ley Divina está por encima de ellas?

El contó con nuestras lágrimas en los tiempos de necesidad” (“Er zählet unsre Tränen in der Zeit der Not”) Quinto movimiento. Allegro moderato.

 

María de Fraile. Abril 2020.-

Félix Mendelssohn

Monumento Stein

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s