Plenilunio

 

Noche de luna Nueva, oculta, tapada por el manto de la oscuridad. Misteriosa me mira detrás de su velo. En silencio pretende dominar los secretos del alma. No en vano, la busco entre las ramas de los árboles

 La luna llena no se hace esperar. La que brilla, la que alumbra mis pensamientos y los colma de dudas, de sorpresas inesperadas, de sueños que se desvanecen, de malentendidos, de sufrimiento y de tristeza. Esa luna maliciosa que me visita cada mes, a estas alturas de mi vida, me anuncia sinsabores cuando debería regalarme miel y azucarillos que endulzaran la existencia corta que alberga un corazón ya cansado de lágrimas y desencantos.

IMG_3048

 

Las ilusiones se consumieron con el paso de los años, cuando más parecía que, por fin, se recrearan entre mis canas y las tibias arrugas que afloraron ya en un rostro que se resiste a envejecer.

¡Oh! Cálida y dulce noche de octubre, de luna casi llena, rabiosa de luz y fulgurante presencia. Ahora ninguna rama indiscreta la cubre, ni siquiera ensombrece su perfil. El cielo está raso de nubes y ella va mostrando poco a poco los rasgos de su cara redonda. Se enseñorea de su luz artificiosa y me mira con desdén, porque en su expresión se dibuja un gesto de rebeldía.

IMG_5040

 

Mi ventana permanece cerrada al relente de la noche, que ya va siendo fresco, pero ella, a través del cristal, intenta penetrar en mi alma ahora dolorida, como un ladrón furtivo y golpea el cristal con su luz. Entonces surge un duelo entre su curiosidad en el afán de conocer mis secretos y el silencio oscuro y hermético que me embarga por la insatisfacción y el hastío.

IMG_3851

 

El tiempo transcurre y la música dejó de sonar. Fuera, en el jardín, la luz blanquecina y opaca de una luna incipiente marca el punto de partida de una huída sin retorno. La que pudo haber sido y no se realizó, fue testigo único una luna curiosa, fría, muda y desleal.

La cara amable, rebosante de bondad de la luna de agosto, más vieja pero más sabia, ha dado paso a otra más turbulenta, amante de conflictos sin resolver y precursora de malos augurios.

IMG_5041

 

¡Huye luna! hacia otros destinos y despójate de esos andrajos de predestinación y desastre. Vístete, ¡Oh luna! Con tus mejores galas y vuelve a mí ataviada de oropeles de plata, que celebraremos juntas tu puesta de largo como luna llena esplendorosa. Así ahuyentarás los fantasmas negros de la incomprensión que tanto atenazan mi espíritu. Muéstrate tal como eres, fulgurante en tu palidez, serena y madura como una señora dama, anciana pero muy seductora y bella.

 

María de Fraile.- 29 de Octubre de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s