Por los Prados y Bosques de Bohemia

Escanear 2

Reflejos de luz a través de las vidrieras de la catedral de San Vito. Praga

Se habla de nacionalismo considerándolo como una especie de exacerbación política en la que se  entremezclan no sólo acontecimientos históricos, sino cualquier clase de sentimiento que pueda albergar la conciencia de un pueblo tanto social como de reivindicación moral, religioso e incluso artístico.

 

IMG_3180

Escultura dedicada a San Vito. Rijks Museum. Amsterdam

Unknown

Bedrich Smetana

Para Bedrich Smetana, compositor checo (1824-1884), no existen diferencias entre ambos conceptos, sólo un razonamiento único: la libertad de  la nación checa.

Mucho antes de que los alemanes invadieran Checoslovaquia en la Primera Guerra Mundial, el país estaba dividido en varios estados comprometidos con los países que la circundaban. A mediados del siglo XIX, Austria y  la vieja Alemania hegemónica del vasto imperio austrohúngaro, se disputaban su dominio. El 28 de Octubre de 1918 se firma un tratado y se divide el estado en dos: una parte sería la república popular Checa o Chequia, y la otra se llamaría Eslovaquia. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, los nazis invaden el país y es a partir de la finalización del conflicto, cuando un grupo nutrido de países intenta dominarla. Se forman gobiernos de izquierdas y todos cuantos aspiraban a poseerla, se aprestan a conseguir sus propósitos. Así hasta 1993 que es declarada independiente. 

No podría llamarse nacionalismo el sentimiento que el pueblo checo albergaba, no tanto por descabezar el estado como por defender el país de agresiones externas.   

 El eximente ideológico partidista de conceptos equivocados, puede penalizar la voluntad de un pueblo que, al margen de juicios de valor carentes de lógica, divide y desconcierta la voluntad de los individuos.

Escanear 1

Arcadas del cementerio de Vysenhrad al atardecer. Praga

No se puede opinar categóricamente sobre una ideología política y, a la vez, hacer distingos y exclusiones sobre lo que es aceptable o puede ser rechazado.En anteriores décadas, el ideario de un pueblo que busca su libertad, puede mostrar un nacionalismo que nunca será comparable con otros que rompen las reglas de lo que se entiende por patriotismo. En la actualidad, el concepto de nacionalismo puede derivar hacia rupturas ideológicas dentro de un mismo país, sensible a la integración de los diferentes estratos de ese pueblo.

No existe pues, nacionalismo bien entendido dentro de una misma comunidad, cuando parte de ella se considera diferente del resto de los otros estados miembros y propone romper lazos entre sí. Entonces aparece una nueva figura en la escena de la política llamada sedición, que culminará, si no es frenada, con una rebelión a ultranza.

Escanear 2 2

Calle Novy Svet, sobre la colina de Hradcany. Praga

No hay circunstancias excluyentes que permitan favorecer a unos ciudadanos en detrimento de otros. La patria es un elemento que aglutina a todos y cada uno de los ciudadanos que la ocupan. Todos, con sus afinidades y divergencias, idiosincrasia y peculiaridades propias de la historia que les precedió, la tierra que ocupan o los fueros que las sustentaron desde su creación, son iguales ante las leyes y los derechos que les amparan, en ese estado único que les gobierna. No hay excepciones. Los nacionalismos deben ser absorbidos por una única voluntad: la de la consolidación y defensa de la patria, la que caracteriza la sensibilidad del conjunto de los miembros que componen ese estado.

Smetana lo vivió y quiso transmitirlo a lo largo de su obra “Má Vlast” (Mi Patria), pero no como una intransigencia tribal, sino como una defensa frente al enemigo exterior.

Escanear 2 copia

El río Moldava a su paso por Praga.

La región de Bohemia que en vida del compositor protagonizó frecuentes enfrentamientos con los países del entorno, forma parte del espíritu musical de Smetana. No hay referencias en “El Moldava” sobre un supuesto recorrido gráfico sobre el río a su paso por la capital de Praga. Se trata de una obra que agrupa todo un simbolismo del espíritu checo en una recreación musical para conseguir un monumento erigido a la gloria de los hombres y de su patria. Artistas e intelectuales fueron cada vez más numerosos a la hora de animar a sus compatriotas para la formación de un estado nacional, deseos muy lejos de poder ser alcanzados entonces.

No fue la única obra en la que el autor ensalzó a su país natal. Entre 1874 y 1879 compuso media docena de poemas sinfónicos, y están contenidos dentro del mismo epígrafe “Má Vlast” (Mi Patria).

Escanear 2 copia 2

Reloj astronómico de Staromestske Namesti. Praga

 

Praga fue llamada “La Ciudad de Oro”y representa el principio y el final de una evocación musical. Las ideas se enmarcan dentro de la ciudad y son la causa de que Praga alcance las aspiraciones de la nación checa.

Durante la ocupación alemana a principio de los años cuarenta, las obras del compositor fueron representadas con orgullo y reivindicación popular del pueblo sometido. Sin embargo, fueron prohibidas poco tiempo después. 

 

María de Fraile.- 1 de Abril de 2019.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s