Soliloquio para una Reconciliación.

Queridos recuerdos,

¿Estais ahí?

Siento cómo os vais acercando, no sé bien si para quedaros unos instantes o simplemente continuar vuestro viaje.

Sabéis que os he llamado una y mil veces…

En un día de diciembre donde lucho entre malestares de cabeza y angustias por una tristeza sin sentido aparente, os busco con desesperación entre mis papeles o en la silla de madera que espera una buena mano de pintura, el libro que quedó a medio terminar o los cajones desordenados del escritorio. Cualquier lugar será el apropiado para recibiros.

IMG_3011Prometí revelaros un sinfín de cosas. La historia de mi vida ya la conocéis. No hablaré de tristezas. Las puse a buen recaudo en la cajita de terciopelo que guardo en el cajón de mi mesilla. Pero, cómo pude perder la musa de mi inspiración. Tanto tiempo esperando vuestra llegada, que ahora se me antoja vacía de ideas y sensaciones la mente y el corazón.

IMG_2695Navegué siete días y siete noches arribando cada vez a un puerto diferente. La mar es bella cuando te hundes en sus aguas para mirarla entre las olas, y en ella me consolaba cada atardecer, sorprendida de no encontrar ni un solo justo que contemplara como yo, una melancólica puesta de sol. Ya no quedan románticos. Todo se ha vuelto hostil, prosaico, frío. Los pocos que quedamos nos cuesta aguantar el tipo para no ser tachados de pasados de moda. No me importa oler a nostalgia.

¿Aún seguís ahí?

Acaricio emocionada fotos en blanco y negro, desvaídas pero sinceras y miro al cielo en busca de una estrella que me bendiga con su luz. También hay cartas y mensajes de momentos tristes que marcaron mi vida anterior, que significaron lucha y resignación, fracaso o dolor. Forman parte del mismo bagaje de mi existencia. No puedo menospreciarlos. Son tan legítimos como los buenos y dulces recuerdos que llenaron de ilusión los capítulos cerrados de mi pequeña historia. Habré de reconciliarme con ellos.

 

IMG_1907“Será poeta, solo será poeta, escriba o no escriba nada, aquél que, al narrar, sea más consciente de su emoción que de sí mismo al experimentar dicha emoción”

James Joyce.

María de Fraile, Diciembre de 29017.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s