Una Luz en el Horizonte

Hoy sigo en otra mesa de cualquier café. Es el lugar favorito para dar rienda suelta a mis pensamientos y llenar de elucubraciones los huecos vacíos de mi cerebro.

En mi confusión, intento racionalizar acontecimientos, emociones, pasos en falso. es todo un alarde, en el desequilibrio inesperado pero real que hace material lo estricto y etéreo.

He perdido algo de lo que hasta ahora ignoraba y que me hace estar algo hueca, menos complementada que antes. La fuerza, el dominio del que en otro tiempo había hecho alarde, se fue escapando de entre mis dedos como la espuma de jabón.

P1000850

 

Esta situación de amor y duelo, de alegría y desasosiego, la he sufrido tantas veces que no llego a acostumbrarme, cuando aparece ante mí sin esperarlo. Es una aceptación y negación a la vez. Las acepto resignada pero me niego a sufrirlas de nuevo.

Y continúo sola, a la espera de que algo cambie. Demasiadas veces en soledad que ya he perdido la cuenta. Esta vez no invento historias ni trato de evadirme de una realidad tan esperada como incomprendida.

El tiempo pasa y sigo buscando una consecuencia a esta locura que me ha tocado vivir. No un por qué, sino un hasta cuándo.

La soledad es como el filo de un cuchillo. Bien afilado puede acabar con la esperanza de fe. La voluntad de continuar la lucha se puede romper de repente y, entonces, puede caer en un vacío infinito. La tristeza se hará dueña de todo cuanto amas y crecerá la amargura. Ya no habrá marcha atrás porque imperará la soledad y no se encontrará una mano amiga que te ayude a levantar.

Se acabaron los ruidos y las falsas alucinaciones. Solo el canto de los pájaros se oye a lo lejos. La naturaleza bulle. Y es que, casi hemos apurado Mayo. Siempre te gustó ese mes por encima de los demás. ¿Verdad que tiene un encanto especial? Será la luz de la mañana o el retorno de las golondrinas, o quizás el verde fulgurante de los árboles, o tal vez ese calorcito repentino de un verano omnisciente.

La tarde está en el límite del fin. Sigue siendo bella a pesar de todo.

Es necesario marcarse un plan. No demasiado estricto, pero sí eficaz.

¿Quién nos lo impide? No hay peros. La vida nos ha hecho experimentar doblemente. Es la reconfirmación de lo que no pudo ser y ahora está al alcance de la mano. Es la unión del éxtasis de lo bello con la mesura que da la experiencia. Es la madurez de media vida y el despertar de sensaciones nuevas o inconfesablemente reprimidas.

Es volver a nacer. Pero esta vez con los ojos bien abiertos y los sentimientos restañados de viejas heridas. Bajo esa mirada algo oscura de gato solitario se esconde la satisfacción que da la buena labor realizada. Alguien muy sabio dijo que el hombre ha de vivir sus propias responsabilidades y deberá aprender a compartirlo todo, excepto ese otro yo que forma parte de su destino y va más allá de los límites de la cordura o la generosidad.

Ese pequeño ser invisible habrá de permanecer oculto para que no lo devoren las alimañas o lo malicien los puritanos. Ha de crecer con uno mismo para hacerse fuerte hasta llegar a convertirse en algo puro, sublime, indestructible.

María de Fraile, Mayo de 2017.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: