LA PROFUNDA ETERNIDAD

¡Hombre, ten cuidado!
¿Qué dice la profunda medianoche?
¡Yo estaba dormido
y desperté de un profundo sueño!
¡El mundo es profundo!
¡Más profundo de lo que pensaba el día!
Canción de Medianoche de Zaratustra.
(de “Así habló Zaratustra” de Friedrich Nietzsche)

 

 

IMG_0241
Gustav Mahler

 

Cinco son los tiempos de que se compone la Tercera Sinfonía de Gustav Mahler (1860-1911). Muchos la catalogan de trivial. Para otros más modestos llega a ser fascinante. Sus inicios datan de 1893 y su culminación es del verano de 1896.

Han existido grandes maestros en el estudio de la obra mahleriana, como José Luis Pérez de Arteaga o el Padre Sopeña, pero yo me voy a ceñir a mi modesto sentido de la estética musical, a mi vena sentimental e inspiradora en la descripción de obras de colosal factura como esta sinfonía.

IMG_0228Cuando Mahler observa la naturaleza, se mira en sus notas y describe lo que oye y siente a través de la composición. Mientras el primer movimiento nos lleva a un paseo junto a un lago en la estación del estío, el segundo sugiere un remanso de paz en el porche de una casita de montaña, con un susurro de brisa al compás de una pequeña mecedora que gruñe con sigilo. Ya en el tercer movimiento, un scherzzo sutil esconde una trompa entre bastidores para escuchar su eco menos brillante, más cercano a la cima de las montañas, más distante de una realidad natural. Poco después, un solo de corneta me acerca a la noche. Casi en tinieblas, agudizo los sentidos y me sumerjo en momentos de ansiedad.

Llegado el cuarto, bastante lento y misterioso, “sehr Langsam. Misterioso. Durchaus Leise” sigue la naturaleza a su lado y busca la apoyatura del elemento coral, como en las grandes estructuras. Ahora elige en los textos de Zaratustra lo que Nietzsche creó y lo pone en la voz de una mezzosoprano, entonces se hace sublime, más bello pero a la vez intimista.

Y la profunda medianoche le preguntó al hombre si era ella más importante que el día.

IMG_1773El último movimiento es un broche delicado de celindas olorosas. Tres ángeles cantaban una dulce canción… Pero no hay fanfarria final. La página de la gran obra se cierra con un Langsam, Ruhevoll. Empfunden (lento, tranquilo.Sentido).

Un cuento de hadas para los que enmudecen con la belleza de la música de Gustav Mahler.

María de Fraile, 21 de Marzo de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: