Oda a la Alegría

Existe en el ser humano algo más puro que la belleza, que nos hace sentir placidez en el alma y es la expresión de los sentimientos a través de la escritura.

schiller
Friedrich Schiller (1759-1805)

 

Nado entre papeles escritos, borradores inacabados y casi naufrago entre tormentas de ideas y lasitudes eternas.

Mi único deseo en estos instantes es escribir, hasta que se seque el alma, los ojos se cierren de cansancio y la idea se escape de mi mente. Qué extraña resulta la soledad cuando no se está solo. Que camino tan áspero el de vagar sin una meta, obligado a padecer sudores en invierno y heladas en verano, cuando nada te atrae tanto como la mirada de un niño, el suave vuelo de un pájaro, o una melodía susurrada casi al oído.

Cuando el corazón está triste, se revela contra todo lo consciente, cuadrado, concreto, milimetrado y exacto. Se siente oprimido, como atenazado por algo intangible pero real.

Durante el día buscamos la careta en el baúl. Una de tantas. Pero hay que elegirla con cuidado. Después, al caer la noche, cuando la bruma de la mañana no existe, otro velo negro la sustituye. Te despojas de la careta, triste payaso de todos los días y, ¿qué ves en tu rostro?. El brillo de tu mirada se lo bebió el viento, tu sonrisa se enredó en la niebla y terminó por diluirse en una nube. Ahora tus facciones son duras, no tienen el calor que da la felicidad.

Pero, ¿qué significa esa palabra tan mágica que cuando suena mi piel se levanta y se encrespa como saturada de sortilegios?

¡Ah! Palabra mágica que haces llenar de deseos las bocas de los hombres. Haré que se pronuncie otra vez. Es sensual, relajante, apaciguadora de desórdenes y madre de virtudes, como la ALEGRIA.

Pero, ¿por qué no la encuentro? ¿cómo es que se extravió su significado, se escabulló entre mis dedos hasta hacerse vulgar y sórdida?.

Si la hallo, ¿qué haré?. La vestiré de gala, la adornaré de esmeraldas, la acurrucaré en mi regazo hasta que recupere el brillo que perdió, hasta que vuelva a ser la de antes, dulce, suave, tranquila…
ENORMEMENTE BELLA.

img_1882
Parque Vigeland, Oslo

¡Alegría!, chispa divina y hermosa,
Hija del Elíseo azul,
Entramos con embriaguez fogosa
En tu celestial santuario.
Tus encantos unen de nuevo
Lo que las modas separaron,
Los hombres se vuelven hermanos
Do tus dulces alas se posaron.

 

Oda a La Alegría (fragmento).
Friedrich Schiller (1759-1805)

14 de Diciembre de 2016.-

Anuncios

Un comentario sobre “Oda a la Alegría

Agrega el tuyo

  1. ¡Hola amiga!

    Sin palabras me hallo y casi en extásis te leo. Solo puedo decir que me encanta como escribes, y que JAMÁS debes perder esa inquietud y virtud qu tienes para emparejar las palabras y convertirlas en frases, y después juntándolas; hacerlas bellos relatos.

    GRACIAS y un beso enorme!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: