LA GRANDEZA DEL ÓRGANO

Concomitancias en la música de J.S. Bach con otros compositores posteriores.

 

270px-franck_cesar_postcard-1910
César Franck

Autores tan dispares como César Frank, Francis Poulenc o Richard Strauss, se disputan ese paralelismo entre su música y la del genial alemán. Quizás hay cierto sincronismo a pesar del tiempo y los estilos. Es por ello que se ha querido poner de manifiesto en esta nueva edición, en la elección de las piezas musicales que conforman el programa de esta semana, que existe un nexo de unión en todos ellos: el órgano.

Se ha escogido como paradigma de J.S. Bach una pieza musical, famosa entre los virtuosos del instrumento pero poco habitual en programas de mano con un repertorio obligado y conocido por una audiencia como el público español, por un motivo justificado. Es esta una obra de difícil ejecución que podría mostrar con más realce las habilidades del ejecutante, Cameron Carpenter, artista invitado, norteamericano, nacido en Pennsylvannia (1981) y que interpretó “El Clave bien Temperado”(J.S. Bach) por primera vez a los once años de
edad. Su virtuosismo se pone de manifiesto, sobre todo en el Concierto para Órgano en Sol menor del francés Francis Poulenc (1899-1963).
Mientras César Franck era considerado por uno de sus biógrafos como un fiel seguidor, incondicional del maestro de Leipzig, otros por el contrario, le llegaron a acusar de plagio en algunas obras originales del maestro. Sin embargo, su apasionada admiración, le hizo vivir sacrificadas y duras experiencias en el aprendizaje del órgano, desde los primeros años de su juventud.

francis-poulenc
Francis Poulenc

Francis Poulenc, protagoniza la vuelta a la popularidad del instrumento de iglesias y catedrales durante el siglo XIX en Francia, y participa con Frank en el respeto y vocación hacia Bach. Aumenta su repertorio órganístico, convirtiendo sus obras en la parte más esencial.
A Richard Strauss (1864-1949) lo que le sedujo de Bach no fue precisamente la religiosidad de sus obras, sino su técnica contrapuntística. Algo muy sutil de comprender ya que rompe con la estructura de los acordes y que Bach dominó con maestría en toda su obra.

Strauss es un compositor muy singular que, como algunos alemanes de su época han de escucharse a sorbos, con pequeños tragos y en momentos especiales.

article-custom-listicle_item-image-e1c0e5a037f3530ae65bd971567b7b50
Richard Strauss

Hubiera preferido escuchar alguna otra de sus obras como “Vida de un Héroe” o “La Sinfonía Alpina”.

img_0346

Un pequeño apunte al hilo de estos comentarios.

El magnífico órgano que preside la Sala de Conciertos de nuestro Auditorio de Música, permaneció mudo. Sus trompetas y registros no se hicieron presentes, ni siquiera se llegó a iluminar. Permaneció en la penumbra a pesar del brillo de sus tubos y la grandeza de su estructura. En su lugar, ocupó el centro del escenario un pequeño monstruo con ruedas, lleno de cables, que controlaba un ordenador portátil y que fue rodeado como un cinturón hermético por más de una docena de altavoces y cajas acústicas, que acorralaban a los músicos de la orquesta.

Valoraría ese novedoso sonido como espectacular. Pero si hubiera llegado a sonar aquél que permaneció sin voz, entonces habría sido sencillamente grandioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: